Psicología infantil: las preguntas más frecuentes de los padres

Enviado por admin_usr el
Psicología infantil: las preguntas más frecuentes de los padres

Desde Chiquilín, nuestra escuela infantil bilingüe de Valencia, dedicamos este artículo a resolver algunas de las preguntas más frecuentes que tienen los padres relacionadas con sus peques.

  • ¿Por qué mi hijo no quiere separarse de nosotros?

El miedo y la ansiedad que le provoca a tu peque separarse de las personas y de los familiares más allegados es un temor adaptativo para la especie.  Tu hijo teme perder a sus seres queridos y esta es la principal razón por la que no desea separarse. Evoluciona con la edad y con la madurez, conforme va aprendiendo a ser más autónomo e independiente.

  • ¿Cómo se si mi hijo tiene algún problema de aprendizaje?

No todos los niños aprenden a la vez. Unos llevan un ritmo más acelerado y otros un ritmo más lento. Si tu hijo lleva un ritmo más pausando en su aprendizaje debes averiguar  si se debe a algún problema y para ello, es adecuado preguntar a los profesionales relacionados con la educación de tus hijos. La mejor época para darse cuenta de esto es el periodo en el que los peques están aprendiendo a leer y a escribir.

  • ¿Qué hago si mi hijo no se relaciona con los demás niños y  no quiere jugar?

Para el buen desarrollo de tu hijo es fundamental que realice actividades lúdicas. Si tu peque no quiere jugar y no se relaciona con otros niños, tenemos que proporcionarle espacios dedicados a la interacción social. Acudir a parques, parques de bolas, teatros y en general escenarios en los que relacionarse con otros niños se convierta en el objetivo de la actividad. Así como animarle a tener contacto con ellos, de forma que observe lo divertido que es jugar con otros niños.

  • ¿Por qué miente mi hijo?

Si los niños son muy pequeños pueden mentir al confundir la realidad con los sueños o los deseos. Conforme crecen, pueden mentir para evitar castigos o reprimendas de los adultos. Para evitar esto es fundamental crear unos buenos hábitos de conducta y sobre todo que los propios padres den ejemplo y no mientan delante de los niños. Es imprescindible que los peques se den cuenta que las mentiras no son un medio para conseguir lo que ellos desean. La educación en valores evita que este aprendizaje se quede instaurado en su repertorio conductual.

¿Cómo gestiono una ‘rabieta’ de mi hijo?

Antes de gestionar una rabieta debes intentar prevenirla aunque, ¡sabemos que no es tarea fácil!

Es muy complicado que un niño muy pequeño comprenda algunas cosas aunque ello no significa que debamos permitirle todo.  Si poco a poco le vas educando, las normas y los límites irán calando en el peque, lo que le ayudará a ir cogiendo muchas menos rabietas.

Recuerda que la autonomía es fundamental para la madurez de tu hijo y ésta es muy importante para reducir el número de rabietas que pueda coger. Así como ayudar a gestionar la expresión emocional.

Si quieres saber más detalles sobre este tema te recomendamos la lectura del artículo “¿Cómo dejar claros los límites de los más pequeños?”.

Chiquilín: su futuro empieza aquí